Trastornos y comportamiento del usuario en las casas de interés social

Por: M. Arquitecto Oldair Acosta

“Cada arquitecto como creador de su obra, artista técnico, es responsable de ella por el sello que le imprime su propia capacidad y vivencia estética) …”  el empleo de materiales aparentes ha sido guía importante. No sólo responsable de esta tendencia los más caros principios de arquitectónicos en su lucha secular contra toda falsificación de estructuras, apariencias, destinos, sino que también se amolda a otro postulado de origen francamente económico; el de asegurar una conservación prácticamente definida.

“Cada arquitecto como creador de su obra, artista técnico, es responsable de ella por el sello que le imprime su propia capacidad y vivencia estética) …”  el empleo de materiales aparentes ha sido guía importante. No sólo responsable de esta tendencia los más caros principios de arquitectónicos en su lucha secular contra toda falsificación de estructuras, apariencias, destinos, sino que también se amolda a otro postulado de origen francamente económico; el de asegurar una conservación prácticamente definida.

La arquitectura como servicio a la sociedad y parte de ella marca un estilo, forma y función propia de cada generación en la que se desarrolla el individuo, así como sus necesidades, que, aunque estas sean las mismas: comer, dormir, recrear, encontramos que estas ya difieren unas de otras, aunque todas las viviendas son con el mismo propósito, la función es totalmente diferente.

Ciertamente la arquitectura pertenece a un tiempo, lugar, y región geográfica y donde la finalidad esencial es: la habitabilidad.

Una casa, del latín casa (cabaña), es una edificación construida para ser habitada por una o varias personas. Puede organizarse en una o varias plantas, normalmente no superando las tres alturas. Puede también disponer de un sótano, y de una cubierta superior transitable, denominada azotea. Si dispone de terreno suficiente, puede contar también compartió y jardín.

Es el lugar en el que históricamente se desarrollaron las actividades y relaciones específicas de la vida familiar, desde el nacimiento a la muerte de muchos de sus componentes. Sirve de refugio contra la lluvia, el viento y demás agentes meteorológicos, y protege de posibles intrusos, humanos o animales. Además es el lugar donde almacenar los enseres y propiedades de sus habitantes. Por consiguiente, decimos que La arquitectura brinda seguridad y protege de los agentes meteorológicos.

También se denomina casa a algunos edificios destinados a servicios comunitarios, como la Casa consistorial, la casa de beneficencia, la casa de empeños, la casa de maternidad, la casa de socorro; a sedes institucionales principales, como la Casa Blanca o la Casa Rosada, o incluso a las de mala reputación, como las casas de camas, casas de citas, etc.

En contraposición a la casa, se suele denominar piso a la vivienda unifamiliar que forma parte de una edificación mayor, normalmente de varias alturas.

La historia y evolución de la casa va de la mano de la historia de la ciudad, Las chozas de los cazadores, precedente de las primeras casas, simples refugios temporales de ramas y arbustos, fueron construidas por nuestros antepasados, al menos, hace 300.000 años. Inicialmente con sistemas constructivos que aprovechan los materiales de la región, lo que podríamos llamar Arquitectura vernácula posteriormente.

En Roma, la fachada de los edificios multifamiliares estaba ocupada por una tienda o por la logia del esclavo portero. El vestíbulo conducía al atrio, vasta pieza cuadrada y tajada, con una abertura en el centro por la cual las aguas pluviales caían en un pilón. Estaba rodeada por las dependencias y servía para recibir a los forasteros. Un remanente de esteatrio es el patio andaluz. Desde allí, por una galería (tablinum) y por dos corredores (fauces) se ingresaba al peristilo dispuesto como el atrio y desde el cual se tenía acceso a los cuartos (cubicula) destinados a la familia. En el piso alto, se encontraban los cuartos para la servidumbre (cenáculo).1

Mientras que en el 800 d d C, los palacios de piedra, como los mayas, con casas de adobe para el pueblo, o de madera, indican el estatus, el clima o los medios.

En la Edad Media, dependiendo de los materiales de construcción de la región, las casas de los campesinos eran de adobe, piedra o madera y consistían de una estancia o habitación amplia, con cubierta de paja y con un hogar o fogón como centro de la vivienda. Era la vivienda de toda la familia y se utilizaba como granero, y habitualmente también era establo. Hasta el siglo XIII no se creó un espacio separado para los humanos y los animales en el interior de las casas.

A partir del siglo XVI se generaliza el uso de ladrillos de barro cocido para edificar casas en el norte de Europa. Surgen las primeras mansiones señoriales europeas. En el siglo XVIII, en muchas ciudades europeas y americanas, se erigen edificios de estilos “elegantes” para la nueva burguesía.

A principios del siglo XIX las ciudades están colmadas de trabajadores que emigran del campo para buscar trabajo en las fábricas. Habitan en los “barrios bajos”, en condiciones insalubres, la mayoría en la total miseria. A finales del siglo XIX surgen los primeros barrios residenciales, los bloques de viviendas de estilo ecléctico, los chalés y las ciudades jardín para la burguesía. Algunos historiadores consideran la Red House de Philip Webb (1859) el primer diseño de “casa moderna”.

Finalmente, la vivienda responde a una necesidad de habitar, correspondiendo a un tiempo y lugar, la distribución de sus espacios se define en base a las actividades del usuario.

La distribución varía de unas casas a otras, pero se compone básicamente de:

  •        Cuarto de estar, dormitorios (en número variable), cuarto de baño (uno o varios) y cocina.

También se dispone de: Comedor, vestíbulo, escaleras, pasillos o distribuidores, y cochera.

Salas complementarias específicas: Despacho, estudio, biblioteca, sala de juegos, sauna, etc.

Zonas auxiliares de trabajo:   Lavadero, tendedero, oficio, etc.

Zonas auxiliares de almacenamiento: Bodega, despensa, vestidor, trastero, desván,

De estancia al exterior:  Terrazas o ‘solárium, porches, etc.

Y en su entorno puede disponer de: Patio ajardinado con: Piscina, pérgolas, Invernadero, pistas de juego, etc.

Habitar es la interacción humana desplegada en el espacio que rodea al cuerpo por la cual se organiza, ocupa y coloniza en función de las necesidades.

El diccionario metapolis de arquitectura ofrece varias definiciones para este término. La primera dice que habitar la  arquitectura se sitúa en el umbral que permite la creación de mundos para el sujeto que vive este final de milenio. Plantear procederes, modos de hacer arquitectura, a través de los que el sujeto llegue a conocer más a sentir más, a ser capaz de construir esas miras desde las que atrape y haga suya una idea de mundo, una interpretación de lo que queda “ahí fuera”.

La segunda dice que habitar es un “gerundio”. El proyecto del habitar tiene que provocar que el lenguaje se separe; que lo llamado doméstico, por el contrario, se haga más hablando que formalizado, más contorno que precisión. De nuevo la quiebra, la rotura. El proyecto llama así a la extradición, al extrañamiento por excelencia.

Cohabitar.

(Del lat. cohabitāre).

  1. intr. Habitar juntamente con otra u otras personas.
  2. intr. Hacer vida marital.
  3. intr. Dicho especialmente de partidos políticos, o miembros de ellos: coexistir.

Trastorno

Un trastorno psicológico, por ejemplo, hace referencia a un desequilibrio del estado mental de una persona. Por lo general, quien sufre de este tipo de trastornos acude a un especialista (el psicólogo) para recibir tratamiento (a través de la psicoterapia y otras técnicas).

El conjunto de afecciones psiquiátricas que modifican el normal desarrollo de las relaciones interpersonales es conocido como trastorno de personalidad. Los psicólogos creen que existen distintos factores genéticos y ambientales que pueden suscitar la aparición de ese trastorno, que altera el patrón complejo de características psicológicas que definen a un individuo.

La relación de ambas nos da diferentes marcadores del comportamiento del individuo dentro de la sociedad en la que se desenvuelve, es así que podremos diferenciar el comportamiento y cómo afecta  al usuario, este puede vivir en: un edificio habitacional, multifamiliar, un fraccionamiento, una privada, una villa, o los recientes nombrados cotos habitacionales, aun así no podemos pluralizar el comportamiento del individuo en ello radica también su estatus económico y su ambiente externo, más sin embargo se piensa que la casa es uno de los factores silenciosos  potentes que influyen en el comportamiento del individuo.

El término habitador no es usual actualmente en nuestro idioma pues el término empleado es el de habitante y en el ámbito de nuestra profesión es el de usuario. Se habla de los usuarios de la arquitectura. Entre este último término y el que proponemos existe una gran distancia.

Los espacios arquitectónicos no los usamos si no que los habitamos y lo vivimos. Y entre las actividades de usar y habitar hay una diferencia cualitativa.

Se usan unos zapatos un lápiz, pero no los espacios que nos contienen. El uso es irracional usamos las cosas por costumbre – Ortega y Gasset-, en cambio el habitar implica la terminación OR en los sustantivos de nuestro idioma.

El escribidor o escritor, el que escribe; El lector, el que lee; el habitador el que vive, el que habita comprometidamente. Nos apropiamos de nuestros espacios y ellos son nuestros reflejos «… como el eco que contesta que hiere la pared lejana…»

La enorme mayoría de las definiciones que se conocen sobre la arquitectura se refieren al espacio físico, el que se proyecta y se construye. Recordemos sólo algunas, por ejemplo; para Alberti, la capacidad de imaginar; de concebir para Etienne Boullée; el arte de construir para Viollet le duc y Auguste Perret. En otro orden de ideas, estaría la definición lúdica de Le courbusier

«le jeu savant et magnifique de les volumes ensemble sous la luminiere.»

En lo que respecta a mi juicio lo considero así.

El espacio que se imagina se concibe, se materializa en volúmenes bajo la luz, ese material inmaterial de la arquitectura. No hay mención del espacio precedente, el espacio de la reflexión y el pensamiento. Donde se define el que, por qué y para que de la arquitectura.  Y tampoco se menciona el espacio habitado como satisfactor de las necesidades humanas que le dieron origen.

Pareciera que el fin del trabajo del arquitecto terminará con el proceso constructivo, Pero no es así la labor del arquitecto termina cuando la vida del habitador usuario o cliente muere  ya que de ello dependerá también su comportamiento dentro del hogar, la globalización y mercadotecnia ha obligado a vivir en casas que prácticamente son tan reducidos los espacios y tan monótonos que no cumplen su función, las áreas verdes  son reducidas y las áreas delimitadas como espacios públicos, son zonas carentes de funcionalidad, espacios para otras actividades no propias destinadas a lo que fueron creadas, pero no ven la casa como un lugar al cual llegar a vivir sino como espacio de transición,  y es ahí donde la labor del arquitecto se ve reflejada como parte esencial del comportamiento del individuo, de ahí que tanto afecta las viviendas pequeñas en el comportamiento del que las habita.

Max & Iggor Cavalera regresa a México

Max & Iggor Cavalera regresa a México Los miembros fundadores originales de la influyente leyenda brasileña de Heavy Metal, RIAA Gold Certified, Sepultura; Max e Iggor Cavalera, celebrarán los legendarios álbumes "Beneath the Remains" y "Arise", junto con Marc Rizzo...

Freddie Mercury: Nueva canción

Freddie Mercury: Nueva canción En días pasados fue publicada una nueva versión de la canción "Time" de Freddie Mercury  bajo  el título "Time waits for no one". En esta nueva canción sólo se hace acompañar del piano. Es una versión muy sencilla en un entorno mágico....

Vaiman Prepara Un Concierto de Frecuencias Magnéticas

Vaiman Prepara  Un Concierto de Frecuencias Magnéticas Por: Vanessa Huizar Villanueva Vaiman nos vuelve a sorprender con su nuevo proyecto como solista titulado “INTRINSIC”. En su disco experimenta  la combinación de varios estilos y corrientes, en donde Carlos de la...

El Grunge

El Grunge Por: Rodrigo García El último gran movimiento del rock Se puede gustar o lo puedes odiar, pero el Grunge debe de ser reconocido como el último gran movimiento en la historia del rock, surgido en los inicios de la década de los 90 principalmente en Seattle,...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *