¿Qué tanto sabes de los probióticos?

Por: Pablo Marañón

El ecosistema intestinal está formado por una compleja variedad de microorganismos que están íntimamente relacionados con la salud humana.

El ecosistema intestinal está formado por una compleja variedad de microorganismos que están íntimamente relacionados con la salud humana.

Cualquier interrupción de esa comunidad bacteriana intestinal puede significar la diferencia entre simbiosis y disbiosis.

Los antibióticos están diseñados para matar las bacterias y aun no son lo suficientemente sofisticados como para matar a un solo tipo, Como resultado de esto , se eliminan tanto las bacterias buenas que son parte de la flora intestinal, como las no benéficas.

La literatura científica presenta muchos estudios que muestran que los probióticos pueden tomarse simultáneamente con los antibióticos. De acuerdo con una revisión de 2018 publicada en el Yonsei Medical Journal, existen varios mecanismos de acción relacionados con el uso de probióticos antes, durante y después del uso de antibióticos, con algunos mecanismos que aún no se comprenden completamente.

Varios estudios han demostrado eficacia entre los niños también. Una revisión Cochrane de 2019 otorga a los probióticos una calificación «moderada» con respecto al apoyo a la salud gastrointestinal en niños que toman antibióticos simultáneamente.

Cuando se trata de apoyar el tracto gastrointestinal simultáneamente con el uso de antibióticos, una revisión Cochrane de 2015 informa que dos de las cepas probióticas más estudiadas y efectivas son Lactobacillus rhamnosus y Saccharomyces boulardii.

Otras cepas respaldadas por la investigación que ayudan a apoyar la salud gastrointestinal incluyen Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium lactis.

La investigación muestra que los pacientes que se preparan para tomar un tratamiento con antibióticos pueden usar probióticos para apoyar un microbioma saludable antes de comenzar a tomar antibióticos.

Además, se pueden tomar probióticos durante el tratamiento con antibióticos, aunque es mejor tener unas pocas horas entre el momento en que se toma el antibiótico y cuando se toma el probiótico.

Antes se creía que no tenía sentido esta práctica, ya que el antibiótico mataría las bacterias probióticas.

Pero investigaciones recientes han demostrado que algunas cepas robustas, p. L. rhamnosus Rosell-11 y L. acidophilus Rosell-52 pueden sobrevivir para llegar al intestino vivo y contribuyen a mantener suficientes los niveles de bacterias amigables, incluso durante el uso simultáneo de antibióticos.

Resultado de investigaciones demuestran que Saccharomyces boulardii generalmente no se ve afectado por los antibióticos, lo que lo convierte en un buen probiótico para tomar simultáneamente con el tratamiento con antibióticos.

Fibromialgia: Lo visible invisible

Fibromialgia: Lo visible invisible Por: Aurora Vargas Por mucho tiempo la Fibromialgia ha sido considerada como un trastorno emocional  o que suele confundirse con alguna otro  tipo de enfermedad reumatológica, afectando a miles de personas que pueden tardan hasta 10...

Rotavirus: Lo que debes saber

Rotavirus: Lo que debes saber Por: Alexandra Isa El rotavirus es un virus infeccioso que causa gastroenteritis y esto provoca síntomas que incluyen diarrea severa, fiebre, vómitos y esto nos lleva a la deshidratación sobre todo en lactantes y niños pequeños. Casi...

La Meningitis Meningocócisa, un mal con consecuencias muy graves

La Meningitis Meningocócisa, un mal con consecuencias muy graves Por: Aurora Vargas Desde hace mucho tiempo la música ha estado ligada a la tecnología, incluso antes de la electrónica y la electricidad, ya había dependido de la tecnología para su difusión, su...

Lo que nos dejo la influenza A1N1: Mucho camino pro recorrer

Lo que nos dejo la influenza A1N1: Mucho camino pro recorrer A 10 años de que se detectará por primera vez la Influenza A1N1 como pandemia en México se sabe los primeros casos de influenza se detectaron el 11 de abril de 2009 en el estado de Veracruz. Los informes...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *