¿Qué tan cierto es que todos repetimos patrones?

Por: Marcos Taboada

¡Que es un patrón conductual?: Si lo definiremos de manera simplista, diríamos que es un tipo de conducta que nos sirve de modelo. El psicólogo Burrhus  rederic Skinner, dijo en su libro “ Science And Human Behavior New impression” (1965),  que los patrones de conducta corresponden a normas específicas, que son guías que orientan la respuesta u acción ante situaciones o circunstancias específicas.

¡Que es un patrón conductual?: Si lo definiremos de manera simplista, diríamos que es un tipo de conducta que nos sirve de modelo. El psicólogo Burrhus  rederic Skinner, dijo en su libro “ Science And Human Behavior New impression” (1965),  que los patrones de conducta corresponden a normas específicas, que son guías que orientan la respuesta u acción ante situaciones o circunstancias específicas.

Los vamos adquiriendo mediante el aprendizaje, bien por lo que observamos en nuestro entorno más cercano, o por experimentación propia ante los problemas de la vida.

Si dichos patrones nos han funcionado ante una circunstancia determinada, es normal que tendamos a repetirlos, aunque no siempre sea recomendable. Por ejemplo, una persona con una fobia, ha aprendido a rehuirla para no sufrir y así obtener un alivio inmediato. Repetirá́ este patrón todas las veces que se aparezca el problema, porque es lo que le funciona para sentirse mejor más rápidamente. A la larga, es un comportamiento que afectará negativamente al individuo ya que

le incapacita para superar sus miedos. Según Freud, solemos repetir patrones de conducta de dos maneras: usando patrones positivos (fuerza de vida) y patrones negativos (fuerza de muerte).

Los primeros nos ayudan a reafirmarnos en la vida, mientras que los segundos nos llevaría a la autodestrucción. Muchos de nosotros repetimos hasta la saciedad conductas negativas o destructivas, que nos producen sentimientos de frustración y tristeza. Como dijimos al principio, parece que siempre nos engañen los amigos, tengamos la mala suerte de ser ninguneados en el trabajo o fracasamos en el amor por mucho que nos esforcemos.

Sin duda, a lo largo de la vida nos encontraremos con indeseables que nos estafen emocionalmente, pero cuando se repite el mismo resultado una y otra vez, el problema puede que sea nuestro.

Freud conceptualizó tales procesos del ello no sólo como las bases de las emociones y la personalidad, sino también como substratos esenciales de la maduración de las funciones del yo.

Por desgracia, Freud no disponía de una forma creíble de realizar una taxonomía científica de las funciones del ello, que permanecieron como uno de los elementos más ambiguos de su teoría. La neurociencia afectiva ha proporcionado abundante evidencia de los tipos de funciones básicas del ello contenidas en el cerebro de los mamíferos [nótese que Panksepp se refiere casi siempre al cerebro de los mamíferos. Para él los elementos básicos de las emociones están representados en el cerebro de los mamíferos no humanos (con importantes analogías, sobre todo a nivel subcortical, con el cerebro de los humanos) y propone que la investigación sobre la emoción incluya como una etapa el trabajo con animales, lo cual es objeto de considerable polémica dentro de los neurocientíficos], que van desde los sistemas de BÚSQUEDA, pasando por los de RABIA, MIEDO, o CUIDADO, a aquéllos que elaboran el JUEGO. Si quisiera, la neurociencia cognitiva podría destacar la naturaleza neural de algunas de las defensas del yo que emergen cuando las desenfrenadas funciones del ello llegan al control neural más elevado, en parte a través del aprendizaje asociativo y en parte por medio de la evolución de procesos neuropsicológicos más sutiles reguladores de la emoción, tales como las diversas defensas conceptualizadas por Freud.

La psicología evolutiva apenas empieza a conceptualizar cómo las estrategias socio biológicas reflejan de forma marcada las presiones que permean nuestras racionalizaciones cerebrales más elevadas, pero aún tiene que lidiar con la naturaleza biológica básica de los afectos.

Cómo es un cristal en desequilibrio

Cómo es un cristal en desequilibrio Por:  Caanly Hernández Galán Las personas cristal se caracterizan principalmente por su sensibilidad e intuición, son personas compasivas, amorosas y transparentes que buscan vivir en espacios armoniosos y equilibrados. ...

Las 5 heridas de la infancia ¿Cuál te define mejor?

Las 5 heridas de la infancia ¿Cuál te define mejor? Por: Fanny E. Franco Dávila  “La infancia es Destino”, Sigmund FreudRESALTAR  Freud siempre se refirió que los adultos se encuentran predestinados por las circunstancias que enmarcaron su infancia, esto les...

Amor propio

Amor propio Por: Caanly Hernández Galán El segundo problema después de definir los conceptos para que estemos de acuerdo al respecto de dónde partimos es la interpretación que realizas en cada momento dado.  El amor propio no es egoísmo ni soberbia, sino seguridad y...

Enero comienza con Luna Llena

Enero comienza con Luna Llena Lluvias de estrellas , un eclipse total de Sol y  lunas llenas;serán algunos de los eventos astronómicos marcados para este 2019; los cuales no te los puedes perder. Lluvias de estrellas , un eclipse total de Sol y  lunas...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *