¡Nos gano la prisa!

Por: Alicia Rabago

Sin duda alguna ¡nos ganó la prisa!,Digamos que la paciencia no es algo que últimamente  trabajamos mucho, de por si la paciencia es algo que a todos nos cuesta, ahora creo que está casi al límite de la extinción, todo lo queremos al instante, “rapidito y de buenas” hemos dejado a un lado el saber esperar, el darle al tiempo su lugar, y por supuesto, que todo esto se ve reflejado en nuestro modo de vida, porque muchas veces dejamos de apreciar cosas simples, dejamos de maravillarnos y sorprendernos por otras tantas más, incluso nos lleva a no saber estar con nosotros mismos;  esto de la “inmediatez” nos puede generar mucha ansiedad, una ansiedad que nos quita la paz y felicidad que se supondría nos da el tener todo rápido y al instante,pero no ha sido así,  por ejemplo: eso de recibir un mensaje y quererlo contestar al momento aunque no sea urgente, y si no sentir que lo dejaste en “seen” o te dejaron a ti,  o tomar una foto y quererla ver de inmediato para ver si la subo en redes o no, el esperar una serie por meses y cuando aparece acabarla en unas horas o si acaso en un fin de semana, el estar en una fila o en un restaurante y desesperarnos fácilmente, el llegar a un lugar y al tener que esperar volteamos a todas partes y de inmediato sacamos el teléfono para entretenernos porque si no no sabemos que hacer no con nuestro tiempo, con nuestras manos y ni con nuestros pensamientos, todo esto se ve reflejado en toda nuestra vida, en la toma de decisiones, en la tolerancia que tenemos ante cualquier circunstancia, al poco manejo de frustración que tenemos y a una necesidad profunda de evitar tiempos muertos.

Sin duda alguna ¡nos ganó la prisa!,Digamos que la paciencia no es algo que últimamente  trabajamos mucho, de por si la paciencia es algo que a todos nos cuesta, ahora creo que está casi al límite de la extinción, todo lo queremos al instante, “rapidito y de buenas” hemos dejado a un lado el saber esperar, el darle al tiempo su lugar, y por supuesto, que todo esto se ve reflejado en nuestro modo de vida, porque muchas veces dejamos de apreciar cosas simples, dejamos de maravillarnos y sorprendernos por otras tantas más, incluso nos lleva a no saber estar con nosotros mismos;  esto de la “inmediatez” nos puede generar mucha ansiedad, una ansiedad que nos quita la paz y felicidad que se supondría nos da el tener todo rápido y al instante,pero no ha sido así,  por ejemplo: eso de recibir un mensaje y quererlo contestar al momento aunque no sea urgente, y si no sentir que lo dejaste en “seen” o te dejaron a ti,  o tomar una foto y quererla ver de inmediato para ver si la subo en redes o no, el esperar una serie por meses y cuando aparece acabarla en unas horas o si acaso en un fin de semana, el estar en una fila o en un restaurante y desesperarnos fácilmente, el llegar a un lugar y al tener que esperar volteamos a todas partes y de inmediato sacamos el teléfono para entretenernos porque si no no sabemos que hacer no con nuestro tiempo, con nuestras manos y ni con nuestros pensamientos, todo esto se ve reflejado en toda nuestra vida, en la toma de decisiones, en la tolerancia que tenemos ante cualquier circunstancia, al poco manejo de frustración que tenemos y a una necesidad profunda de evitar tiempos muertos.

Sin duda, los niños hoy han crecido así, y me encuentro con muchas mamás quejándose de niños que no solo quieren si no exigen el último juguete y si se puede comprar en preventa mejor o ir a la película el día del estreno porque si no ya es muy tarde, o desesperarse porque su mamá se encontró a una amiga o familiar en el súper y se está tardando mucho hablando con ella, ó llegar a un lugar y si no llevan algo con que “entretenerse”, empezar a poner malas caras o quererse ir lo más rápido posible, hoy hemos logrado niños muy impacientes, que necesitan de muchos estímulos para que algo les parezca entretenido y mantengan su atención, pero no solo los niños, nuestros tiempos de saber esperar han disminuido notablemente, y me dirás si no cuando te descubres presionando continuamente un botón si la página que buscas no la encuentras, o si tú teléfono se tarda mucho en abrir una aplicación, hasta te mueves de lugar no vaya a ser que la señal sea baja ¿a poco no?, todos lo hemos hecho.

La vida nos está ganando y cuando nos damos cuenta nos encontramos con que mientras queríamos alcanzar algo lo más rápido posible se nos olvido vivir, necesitamos detenernos, necesitamos reaprender a observar, no solo mirar, a escuchar no solo oír, a estar no solo en presencia si no en esencia, hoy necesitamos respirar y disfrutar de tantas y tantas cosas que hemos olvidado porque nos gano la prisa!

Intuición y emociones, la mezcla perfecta

Intuición y emociones, la mezcla perfecta Por: Caanly Hernández Galán   Muchas veces he visto la cara de asombro de las personas, sobre todo de aquellas dotadas de una peculiar sensibilidad, cuando les digo con total seguridad que las emociones son una excelente guía...

¿Por qué hacer turismo de Naturaleza en México?

¿Por qué hacer turismo de Naturaleza en México? Por: Sergio Miranda La aventura nos da una definición del turismo de naturaleza: Al recorrer distancias cortas se pueden ver distintos ecosistemas, lo que enriquece la experiencia del viajero desde distintos puntos como...

5 playas para visitar en un fin de semana

5 playas para visitar en un fin de semana Sentir la calidez del sol, la sensación de la arena bajo los pies y el particular olor del mar, es una experiencia a la que se puede acceder en un corto viaje desde la Ciudad de México sin gastar mucho dinero. ...

Certeza en medio de la incertidumbre

Certeza en medio de la incertidumbre Por: Caanly Hernández Galán Así como la muerte forma parte de la vida, así también la incertidumbre se acompaña de la certeza. Vivimos en un mundo dual en el que debes aprender a vivir con los opuestos, pero no conviene apartarlos...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *