Mi hijo se corta

Por: Caanly Hernández Galán

 

Generalmente los padres se enteran por medio de los amigos de su hija (o) o por la escuela de esta conducta que es síntoma de un dolor y enojo que el adolescente no está pudiendo expresar de manera verbal y entonces revisan sus brazos y encuentran rastros de rayones que se provocó con algún objeto que puede ser una navaja de rasurar o del sacapuntas o bien el cutter, algunos chicos que ya fueron sorprendidos y no apoyados optan por hacer lo mismo en sus piernas o estómago.

Generalmente los padres se enteran por medio de los amigos de su hija (o) o por la escuela de esta conducta que es síntoma de un dolor y enojo que el adolescente no está pudiendo expresar de manera verbal y entonces revisan sus brazos y encuentran rastros de rayones que se provocó con algún objeto que puede ser una navaja de rasurar o del sacapuntas o bien el cutter, algunos chicos que ya fueron sorprendidos y no apoyados optan por hacer lo mismo en sus piernas o estómago.

Ocurre con más frecuencia en adolescentes de 12 a 15 años que tienen una personalidad sensible y deseosa de cercanía y cariño. No es que a tu hijo (a) le haga falta amor y atención, es que no has sabido comunicarla; al ser una autoagresión está expresando mucho enojo, culpa y resentimiento, todas las emociones necesitan ser verbalizadas y resueltas, pero en este caso no sabe cómo hacerlo.

En psicoterapia los chicos expresan que se cortan cuando sienten demasiada angustia y/o enojo, pero al cortarse no siente dolor, algunos mencionan que lo hacen precisamente para comprobar si su cuerpo siente pero se disocian de la sensación dolorosa y continúan haciéndolo.

Este tipo de conductas son una llamada desesperada de atención precisamente porque no sienten que son atendidos. Muchos de ellos parecen indiferentes a la cercanía afectiva y física, algunos incluso la rechazan y entonces los padres argumentan esto para explicar su lejanía.

Es una conducta que debe ser atendida por un psicoterapeuta, no se quita sola, en el mejor de los casos aunque ya no se presente el síntoma, el conflicto sigue latente y podrá manifestarse posteriormente con uno distinto. El joven requiere comprender lo que le sucede, aceptar sus emociones, aprender a expresarlas y darles una resolución. Y es natural que los padres por su parte requieren ser orientados para que en primer lugar dejen de sentirse culpables y abrumados y puedan tomar buenas decisiones y por otro lado revisen con detenimiento qué esta pasando en la dinámica familiar para que el síntoma haya brotado, es un trabajo que no pueden hacer solos ya que se trata de un punto ciego que efectivamente no podrán ver y por lo tanto no podrán solucionar sin ayuda profesional.

Si eres un chico (a) que está pasando por esto:

1. Busca ayuda, se que sientes mucha vergüenza y culpa pero siempre hay alguien que pueda orientarte, platícalo con quien tengas confianza y sepas que te ayudará y no te dejará solo.

2. Abre tu corazón para recibir amor y atención y déjate ayudar.

3. Tus padres se sentirán muy abrumados al saberlo, tenles paciencia y confía en que hacen lo mejor que pueden.

Si eres amigo de alguien o descubres que un compañero de tu clase se está lastimando:

1. Acércate y hazle saber que lo apoyas y que es muy necesario que sus padres lo sepan o algún adulto en quien puedan apoyarse, ayúdalo a que encuentre a esa persona que lo puede orientar.

2. Si no lo permite, no te quedes callado, debe haber algún maestro, directivo o psicóloga de la escuela a quien puedas decirle, la integridad física y emocional de tu amigo está en peligro. También puedes decírselo a tus padres y deja que te apoyen. Si estas leyendo este artículo ¡¡Felicidades!! Eres un buen amigo.

3. No esperes más haz algo.

Si eres padre o familiar:

1. Se que es difícil pero no te asustes ni le hagas sentir que hizo mal, no necesitamos más culpa, ya siente demasiada por eso se ha estado lastimando. Por el contrario, no lo juzgues, abrázalo y hazlo sentir apoyado y muy amado aunque parezca que no lo quiere o no lo necesita.

2. Hazle saber que tendrás que estar más al pendiente y hazlo, retírale los objetos punzo cortantes.

3. Hay una línea delgada entre estar al pendiente y abrumarlo, entre manipular y chantajear la situación y expresar honestamente los sentimientos y necesidades; precisamente por eso requieres ayuda porque no se ha sabido comunicar de manera adecuada los sentimientos, expectativas y necesidades dentro de la dinámica familiar.

4. De verdad, esta conducta no se quita sola, busca un profesional de la salud mental de inmediato. La atención indicada requiere psicoterapia para el chico y orientación para los padres de manera frecuente no esporádica.

5. Después de esto encontrarás a un(a) joven sensible, empática, intensa y con una capacidad enorme de dar amor.

Tomar cerveza es buena para verse joven: La ciencia lo afirma

Tomar cerveza es buena para verse joven: La ciencia lo afirma Con el calor lo que más se nos antoja es tomar una cerveza bien fría para refrescarnos y sentirnos mucho mejor; pero tenemos buenas noticias para quienes les gusta esta bebida tan deseada, pues tomar...

Cómo cambiar tus programaciones mentales

Cómo cambiar tus programaciones mentales Por: Caanly Hernández Galán   Ya hablamos acerca de que más que cambiar una programación mental se trata de conocer la información que contiene, reconocerla cada vez que la estés utilizando al tomar una decisión y en tus...

Contaminación aumenta el riesgo de enfermedades del corazón y respiratorias

Contaminación aumenta el riesgo de enfermedades del corazón y respiratorias De acuerdo a un estudio publicado por Análisis histórico de los beneficios en la salud asociados a la calidad del aire en la Ciudad de México entre 1990 y 2015” señala que exponerse durante...

Haz que pensar positivo sea un hábito

Haz que pensar positivo sea un hábito Digamos que estamos rodeados de abundancia de toda cosa buena, sólo que aún no eres consciente de eso, ser consciente es estar atento, por eso conviene colocar tu atención donde quieres que esté tu realidad porque las cosas en sí...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *