Los síntomas del trauma

Por: Gentileza de Mariella Norambuena

Cuando la energía de este estado activado en grado sumo no se descarga, el organismo concluye que todavía esta en peligro.  El efecto que esta percepción produce en el organismo, es una continua estimulación del sistema nervioso para que mantenga y aumente ese nivel de alerta y de excitación.

Cuando la energía de este estado activado en grado sumo no se descarga, el organismo concluye que todavía esta en peligro.  El efecto que esta percepción produce en el organismo, es una continua estimulación del sistema nervioso para que mantenga y aumente ese nivel de alerta y de excitación.

​El sistema nervioso, por sí solo, es incapaz de descargar la energía. El organismo, para poder recuperar el equilibrio, debe encontrar una salida al ciclo creado por la percepción del peligro y la excitación que la acompaña. ​ Si fracasa y no lo consigue, a medida que el organismo compense este estado de excitación, provocará la patología y la debilitación mediante las manifestaciones que ahora reconocemos como los síntomas del trauma.

​Los primeros síntomas del trauma suelen aparecer poco tiempo después del incidente que los ha engendrado.  Hay síntomas que son indicativos del trauma porque son comunes en la mayoría de las personas traumatizadas.

Los que se desarrollan en primer lugar. (El núcleo de la reacción traumática):

​• Hiperexcitación,
• Constricción,
• Disociación,
• Sentimientos de impotencia.

Otros síntomas que aparecen en el mismo momento del incidente o poco después:

​• Hipervigilancia (estado de “alerta” permanente),
• Intrusión de imágenes retrospectivas,
• Sensibilidad emocionales y de sobresalto exageradas,
• Pesadillas y terror nocturno,
• Cambios de temperamento bruscos, por ejemplo, reacciones de furia o rabietas, vergüenza,
• Capacidad reducida para manejar el estrés (se sufre estrés con facilidad y mucha frecuencia),
• Dificultad para dormir.

Los síntomas que suelen ocurrir en la siguiente fase de desarrollo incluyen:

• Ataque de pánico, fobia y ansiedad,
• Mente “en blanco” o “espaciosidad»,
• Respuestas de sobresalto exageradas,
• Sensibilidad extrema a la luz y el sonido,
• Hiperactividad,
• Respuestas emocionales exageradas,
• Pesadillas y terror nocturno,
• Comportamiento de evitación (evita ciertas circunstancias),
• Atracción hacia las situaciones peligrosas,
• Llanto frecuente,
• Cambios de temperamento bruscos, por ejemplo, reacciones de furia o rabietas, vergüenza,
• Actividad sexual exagerada o disminuida,
• Amnesia o mala memoria,
• Incapacidad de amar, de fomentar o establecer vínculos con otras personas,
• Miedo a la muerte, a enloquecer o a tener una vida corta,
• Capacidad reducida para manejar el estrés (se sufre estrés fácilmente y con mucha frecuencia),
• Dificultad para dormir.

El último grupo de síntomas lo forman aquellos que, por lo general, tardan más tiempo en desarrollarse.

• Timidez excesiva,
• Respuestas emocionales disminuidas o mudas,
• Incapacidad de comprometerse,
• Fatiga crónica o escaso nivel de energía,
• Problemas en el sistema inmunitario y algunos trastornos endocrinos como la disfunción tiroidal,
• Enfermedades psicosomáticas, en particular dolores de cabeza problemas en el cuello y la espalda, asma, problemas del aparato digestivo, espasmos de colón y síndrome premenstrual agudo,
• Depresión, sensación de fatalidad inminente,
• Sentimiento de separación, desavenencia y soledad “muerto en vida”,
• Pérdida de interés por la vida,
• Miedo a morir, enloquecer o tener una vida corta,
• Comportamiento y sentimiento de impotencia,
• Incapacidad de amar, de fomentar o establecer vínculos con otras personas,
• Capacidad reducida para manejar el estrés y para formular planes.

Los síntomas del trauma pueden ser estables (permanentes), inestables (aparecen y desaparecen) o permanecer ocultos durante décadas.

Por lo general, estos síntomas no se dan uno a uno, sino en constelaciones. Aunque ciertos síntomas pueden sugerir un tipo de trauma particular, no existe ninguno que sea exclusivamente indicativo del trauma que lo causó.

Las personas manifestarán los síntomas traumáticos de un modo diferente según la naturaleza y la gravedad del trauma, la situación en la que sucedió y los recursos personales y de desarrollo que el individuo tenía a su disposición en el momento de la experiencia.

 

Almendras: Un fruto llenos de beneficios a la salud

Almendras: Un fruto llenos de beneficios a la salud Por: Verónica Ortega Desde hace mucho tiempo la música ha estado ligada a la tecnología, incluso antes de la electrónica y la electricidad, ya había dependido de la tecnología para su difusión, su creación, pero...

Los menores y los dispositivos electrónicos

Los menores y los dispositivos electrónicos Por:  Natlley S. Mendoza López Ser conscientes de las consecuencias que tienen los diversos dispositivos electrónicos en el desarrollo cognitivo y social de los menores es de suma importancia para protegerlos. ...

¿Qué es la depresión?

¿Qué es la depresión? Por: Alexandra Iza La depresión es una de las principales causas de problemas de salud y hasta incapacidades laborales en todo el mundo y, según la OMS (Organización Mundial de la Salud) más de 300 millones de personas viven con depresión...

La importancia de la relación mamá-bebé en el primer año

La importancia de la relación mamá-bebé en el primer año Por:  Fanny Franco Cuando va a llegar un bebé a casa o tenemos hijos pequeños constantemente escuchamos en nuestro alrededor que debemos de fomentar o desarrollar el apego con él o ella. En diversas...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *