La sangre y las vísceras provenientes de Asia .El gore en su máxima expresión

Por: Jesús  Chavarría

En la actualidad, es de lo más común ver producciones en las que la sangre y las vísceras son las principales protagonistas. Ya sea en series animadas, comics, mangas y películas, el fin es el mismo, conmover al espectador por medio del impacto visual creándole sensaciones encontradas de asco, humor y repulsión, a través de las desmembramientos y estallidos de viseras. Una formula que ha probado su eficacia como entretenimiento y dándose el lujo de ofrecer al mundo títulos que se han convertido en verdaderas obras de culto.

En la actualidad, es de lo más común ver producciones en las que la sangre y las vísceras son las principales protagonistas. Ya sea en series animadas, comics, mangas y películas, el fin es el mismo, conmover al espectador por medio del impacto visual creándole sensaciones encontradas de asco, humor y repulsión, a través de las desmembramientos y estallidos de viseras. Una formula que ha probado su eficacia como entretenimiento y dándose el lujo de ofrecer al mundo títulos que se han convertido en verdaderas obras de culto.

Aunque existen otros antecedentes de producciones en dónde las escenas sangrientas ya eran el platillo principal, en realidad la corriente gore se establece como tal hasta su llegada oficial al medio cinematográfico durante los 60s, convirtiéndose así en un subgénero del horror.

El gore comenzó caracterizándose como una forma de entretenimiento de segunda en películas con bajos presupuestos y con muy pocas pretensiones artísticas. Dada su naturaleza independiente, en general se trataba de cintas que contaba con directores y actores poco conocidos, y que estaban destinadas a formar parte del también llamado cine basura. Sin embargo, por esta misma escasez de recursos, este tipo de cine resultó ideal para que muchos directores mostraran su talento y llegaran a convertirse en figuras consagradas de la industria.

EL BOOM DE LO SANGRIENTO

Sería después de títulos como Blood Feast de 1963, 2000 Maníacos de 1964 y Color Me Blood Red de1965, que el gore comienza a dar el salto definitivo a otros mercados gráficos como el manga y el comic, para después llegar al universo animado. Es a partir de entonces que, de forma simultánea, mientras continúa ganando un mayor número de adeptos gracias a otros medios, en el cine comienza a llamar la atención de los grandes estudios que dejan de subestimarlo y comienzan a invertir mayores cantidades de presupuesto. Entre los directores que se convirtieron en figuras de culto dentro del género, esta Dario Argento que con Suspiria de 1976 comenzó a hacer escuela en Europa, o George A. Romero que desde los Estados Unidos sorprendió al mundo en 1968 con La Noche de los Muertos Vivientes.

En cuanto al continente asiático basta mencionar a Shinya Tsukamoro y su Tetsuo, que en 1989 dio inicio a la oleada de gore en países como Japón, China y Corea.  Entre las más significativas también está la obra más famosa de Takashi Miike, la excesiva e irreverente Ichi the killer del 2001, además de la legendaria, aunque un tanto fallida Battle Royal –de la que Los Juegos del Hambre toma la premisa para hacerla más digerible- y su secuela, además de la desconcertante metáfora pop, El club del suicidio, cuya secuencia inicial es de un salvajismo casi poético.

EL GORE Y LA ANIMACIÓN, UN RETORCIDO ROMANCE

Dadas las posibilidades que ofrece la animación, es obvio que resultó un medio ideal para que el gore tuviera un desarrollo inusitado. El dinamismo, la plástica y la expresividad que le caracterizan y las distintas técnicas posibles, permitieron no solo que la sangre, las vísceras y las mutilaciones fueran posibles en todas sus formas, si no que además alcanzaran niveles artísticos sorprendentes, lo que empujó a una revaloración al subgénero.

Entre las producciones más importantes está Kittie, una cinta en dónde la protagonista es una adolescente que fue entrenada desde pequeña como una asesina y que esta a expensas de un policía corrupto que no solo la utiliza para sus negocios sucios, si no que además la posee sexualmente.  Las secuencias son espectaculares, contrastando la limpieza del trazo con la explosión del color rojo en los inesperados baños de sangre. El diseño de personajes es sobrio y la presencia de las vísceras y las mutilaciones es mínima.

Por supuesto no podemos dejar de mencionar Gantz, un manga creado en el 2002, logra combinar con eficacia la acción, la ciencia ficción y el gore, con un desarrollo emocional intenso. La historia trata sobre un par de antiguos amigos que después de morir atropelladas por un tren aparecen en una habitación con otro grupo de personas y una gran esfera negra. Ahí tendrán que enfrentarse con toda clase de monstruos en una macabra competencia por salvar sus vidas. Las secuencias sangrientas y de alto contenido sexual son constantes al igual que en su versión animada, en varios países fue clasificada para mayores de 18 años y en otros casos fue censurada.

En general lo más importante de la llegada del gore a la animación es la cuestión visual, sin embargo, cabe destacar que la mayoría de estas producciones también cuenta con tramas y discursos mucho más elaborados que las de su contraparte fílmica.

Otro buen ejemplo es el fragmento incluido dentro de la primera parte de la cinta de Quentin Tarantino, Kill Bill. En esta pequeña escena el manejo de la sangre y las mutilaciones adquiere tintes de dramatismo exacerbado que sirven como sustento para el desarrollo de la tensión y la proyección de la psique de los personajes. Y se de algo relativamente más reciente debemos hablar, aunque con un grado menor de elementos gore, es Afro Samurai, serie para la que Samuel L Jackson presta su voz y en dónde la violencia explicita no es una constante, pero cuando aparece lo hace de forma contundente.

En resumen, podemos decir que, aunque el gore surge como una forma de entretenimiento basura, en realidad es más que efectismos, es un tipo de lenguaje que cuando cae en las manos adecuadas puede convertirse en una verdadera obra de arte en cuanto cuestiones visuales, más allá de que se sustente en un discurso crítico o en una anécdota que solo sirva como pretexto. Ese es el caso sobre todo de la animación en dónde este subgénero parece haber encontrado el mejor lugar para explotar al máximo sus alcances.

@jchavarria_cine

 

 

Festival del Cine de Barrio

Festival del Cine de Barrio Con el objetivo de llevar  experiencias cinematográficas a comunidades y espacios que no suelen estar incluidos en el circuito de festivales se llevará el "Festival del Cine del Barrio, pues en esta ocasión la tema es el cine comunitario....

Lo que callamos los coleccionistas

Lo que callamos los coleccionistas Por: Ugo Conti En este mundo pletórico de cosas coleccionables es casi inevitable no caer en la tentación, desde niños somos incentivados a coleccionar tarjetas, estampas, tazos, y en otros tiempos la gente coleccionaba timbres...

La sociedad de los poetas muertos

La música y la tecnología Por: Edgar I. Salas Guzmán No es fácil hacer una adaptación de una icónica película de 1989 y hacerla una obra de teatro, ya que en el cine se puede jugar con la “magia”, pero en el teatro, se tiene que jugar con las convenciones y justo eso...

Películas, Series y Telenovelas ¿Es lo mismo o todavía hay diferencia?

Películas, Series y Telenovelas ¿Es lo mismo o todavía hay diferencia? Por: Edgar I. Salas Tomando en cuenta los datos de la CANACINE, las películas, con mayor rating, al menos en la industria mexicana), son las comedias ligeras y que podrían catalogarse como “fast...

1 Comentario

  1. Noa

    Muy buen post, muy recomendable! Un cordial saludo.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *