Disfruta en primavera de comer almendras

Por: Juan R. Hernández

Ningún otro alimento puede compararse con las almendras. Por su delicioso sabor, textura suave y crujido único, las almendras van a la perfección con todo tipo de ingredientes y están disponibles en una variedad de formas: enteras, fileteadas, rebanadas, picadas, blanqueadas, en crema, en harina, en aceite y en leche. Estos consejos y trucos buscan ayudarte para que salgas del clásico puñado de almendras y puedas usarlas de nuevas formas.

Ningún otro alimento puede compararse con las almendras. Por su delicioso sabor, textura suave y crujido único, las almendras van a la perfección con todo tipo de ingredientes y están disponibles en una variedad de formas: enteras, fileteadas, rebanadas, picadas, blanqueadas, en crema, en harina, en aceite y en leche. Estos consejos y trucos buscan ayudarte para que salgas del clásico puñado de almendras y puedas usarlas de nuevas formas.

  1. Utiliza harina de almendra en vez de pan molido para cocinar carne, verduras u otros alimentos.
  2. Agrega mantequilla de almendra a tu cereal caliente del desayuno para añadir sabor y 6g de proteína por porción.
  3. Mezcla mantequilla de almendra en un platillo picante para reducir el picor.
  4. Haz leche de almendra casera. Remoja en agua 1 taza de almendras sin tapar durante 1 o 2 días, escurre y desecha el agua, enjuaga las almendras y licúalas con 2 tazas de 2 de agua fresca a velocidad alta. Cuela bien con una gasa y agrega un poco de vainilla, endulzante o canela. Refrigera hasta por 2 días.
  5. Utiliza las almendras sobrantes de la leche de almendra casera como agente espesor de sopas y guisados.
  6. Mezcla leche de almendra en tu licuado o café para obtener un sabor cremoso a nuez sin colesterol.
  7. Sustituye harina de trigo con hasta 50% de harina de almendra para agregar un delicioso sabor a nuez a pasteles, galletas, muffins y otros alimentos horneados.
  8. Intenta hacer té de almendra y prueba una bebida caliente, cremosa y única. Tuesta en el horno 1 taza de almendras blanqueadas a 190˚C durante 15 minutos (hasta que estén ligeramente tostadas) removiendo ocasionalmente. Vacíalas con cuidado en la licuadora y licúa con 2 tazas de agua a velocidad alta. Cuela las partes sólidas y agrega endulzante y especias como canela y cardamomo.
  9. Haz tu propia crema de almendra. Coloca 2 tazas de almendras naturales o tostadas en un procesador de alimentos y mezcla durante 20 a 30 minutos; detén el procesador y raspa los lados del recipiente según sea necesario. Aunque toma bastante tiempo, el resultado será suave y cremoso.
  10. Intenta hacer un sándwich salado de crema de almendra con pepino cortado, tomate, hojas verdes y germen.
  11. Utiliza harina de almendra cuando necesites una increíble cobertura sin gluten para poner sobre tu postre crocante de fruta favorito.
  12. Agrega almendras picadas y tostadas a recetas integrales para resaltar el sabor.
  13. Ahorra tiempo y prepara un delicioso snack para la semana que contenga almendras enteras, pasas amarillas, higos secos y pedazos de chocolate obscuro.
  14. Come almendras con una pieza de fruta para lograr un snack saludable y darte energía para el resto del día con proteína (6g por porción), carbohidratos y grasas saludables*.
  15. Intenta usar aceite de almendra en aderezos para ensaladas. Te encantará su característico y ligero sabor a nuez.
  16. Remplaza pan molido con harina de almendra como reforzador de sabor libre de gluten para recetas como pastel de cangrejo, pastel de carne y albóndigas.
  17. Intenta servir sobre una cremosa sopa de verduras unas pocas de almendras tostadas y rebanadas para agregar crujido y sabor.
  18. Dale un giro a tu snack para ver películas. Mezcla almendras enteras tostadas y queso parmesano rallado con tus palomitas.
  19. Mezcla 2 a 3 tazas de almendras con una clara de huevo antes de añadir sal o especias y tostarlas—la clara de huevo ayuda a que las especias se adhieran a las almendras.
  20. Añade leche de almendra a sopas para dar un rico sabor con resultados saludables.

¿Cómo puedo saber que mi hijo menor de 4 años es hiperactivo?

¿Cómo puedo saber que mi hijo menor de 4 años es hiperactivo? Por: Caanly Hernández Galán Los niños pequeños responden a innumerables estímulos, cada uno de sus sentidos les ofrecen la oportunidad de aprender algo nuevo del ambiente para así desarrollar habilidades...

NUTRICION EN TIEMPOS DEL COVID

Nutrición en tiempos del COVID Por: Verónica Ortega Escucho de forma repetitiva que no hay forma de mejorar el sistema inmunológico, que no existe nada que pueda optimizar su función y hasta cierto punto, esto es cierto. No existe un producto, un alimento capaz de...

Tips para ayudar a tu hijo a controlar esfínteres

Tips para ayudar a tu hijo a controlar esfínteres Por Caanly Hernández Galán Y llegó el momento de que tu pequeño deje los pañales la edad ideal es después de los 2 años, aunque todos los niños son diferentes, unos comienzan al año y medio y otros poco antes de los 3....

La crioterapia: Lo último en tecnología

La crioterapia: Lo último en tecnología La crioterapia  o terapia de frío de frío es una técnica utilizada para distintos padecimientos o para tratamientos de belleza y a lo largo de la historia se ha demostrado  su efectividad. La crioterapia  o terapia...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *