Celos, batalla perdida o ganada… ¿Tú que prefieres?

Por: Alejandra Chávez

¿Cuántas veces no has sentido ese cosquilleo cuando ves o imaginas a tu pareja con alguien más que no eres tú? Siendo ahí donde el subidón de emociones llega a invadirte sin permiso alguno y muchas veces invade tanto el sentimiento que hasta se vuelve un caos emocional el estarlo sintiendo cada vez más potente a tal grado que se va de las manos y no puedes controlarlo. Echemos un breve vistazo de qué son los celos, cómo podemos manejarlos, y qué importancia tiene que este sentimiento desaparezca obteniendo así ventajas en la relación.

¿Cuántas veces no has sentido ese cosquilleo cuando ves o imaginas a tu pareja con alguien más que no eres tú? Siendo ahí donde el subidón de emociones llega a invadirte sin permiso alguno y muchas veces invade tanto el sentimiento que hasta se vuelve un caos emocional el estarlo sintiendo cada vez más potente a tal grado que se va de las manos y no puedes controlarlo. Echemos un breve vistazo de qué son los celos, cómo podemos manejarlos, y qué importancia tiene que este sentimiento desaparezca obteniendo así ventajas en la relación.

Podemos decir que los celos implican temor a una situación, real o imaginada, de perdida de algo preciado o valioso para nosotros. Este algo pudiera ser la atención, admiración o cariño de una persona, la exclusividad sexual o emocional, entre otras cosas. No podemos dejar de largo que los celos pueden amenazar el vínculo que hemos establecido con una  persona, siendo así una relación que sumamente importante para nosotros(as).

Por lo  general muchas veces hemos escuchado frases como: “Te celo porque te amo”, “Si no te cela no es amor del bueno”, “Quien bien te quiere te hará llorar”  y así pudiera seguir la lista de dichos populares y refranes que nos han dicho o bien hemos escuchado infinidad de veces. Pero hay que reconocer que los celos son parte de las emociones que como seres humanos llegamos a experimentar, sin embargo no podemos decir que son iguales al sentimiento de amor.

¿Cuándo se puede llegar a sentir celos en nosotros?

Muchas emociones pueden llegar a  estar presentes lo cual pueden dificultarnos ver con claridad que nos causa celos. Pudiera ser una expresión de inseguridad, miedo a ser rechazado(a), a ser hecho(a) a un lado, a ser inadecuado(a) a no ser suficientemente bueno(a) para nuestra pareja, también se puede llegar a demostrar posesividad.

¿Cómo podemos manejarlos?

Para muchas personas resulta útil revisar qué situaciones pueden disparar nuestros celos y como reaccionamos ante estas, muchas personas pueden llegar a estar conscientes que sus celos con un problema solo en ciertas circunstancias, pero en cambio otros, no han encontrado a identificar qué es lo que provoca dicho sentimiento.

¿Cuál sería el escape para no sentir celos?

El único escape a los celos es pasar por ellos, tal vez tengamos que dejar que los celos nos ataquen y hagan su trabajo para que de esta manera nos puedan obligar a reorientar valores fundamentales. El dolor que los acompaña proviene en parte de la apertura de emociones no exploradas anteriormente, y a su vez el enfrentarnos a posibilidades amenazantes y desconocidas. Solo experimentando los celos podemos saber exactamente cuáles son los miedos que estos pueden llegar a provocarnos y así podemos saber cómo disipar el sentimiento.

Pasos a seguir para decirle adiós a los celos:  

ü  Quitarles poder a los celos: Permitirnos sentirlos, dejar que estos se hagan presentes pudieran parecer muy amenazantes y sobre todo dolorosos, pero sentir nuestros celos es la única oportunidad de aprender a no actuarlos y a no tomar decisiones que nos puedan perjudicar a la larga y sobre todo de actos que nos podamos arrepentir.

ü  Aprender a detener pensamientos: Cualquier pensamiento destructivo que estos pueden llevarnos a recrear o pensar nuestra imaginación que dicho sea de paso esta es infinita y no tiene límites ni barreras, esto nos puede traer consecuencias negativas, dejándonos que estos nos guíen a lugares y escenarios catastróficos.  Pero si lo llegamos a utilizar nuestra imaginación para nuestro beneficio, podemos llegar a orientarla hacia pensamientos más positivos.

ü  Hablar, No Actuar: Expresar lo que sentimos no siempre es fácil, especialmente cuando se conjugan sentimientos negativos intensos, aún así sólo reconociendo y expresando lo que sentimos podemos empezar a disminuir el poder que estas emociones que suelen ser demasiado abrumadoras pueden provocarnos.

Es importante recalcar que amar no significa celar, ya que no ama más quien más cela, así como no celan quienes no sienten amor por su pareja, podemos decir que celamos en función del amor por otra persona, puede jugarnos una mala pasada y ser nuestro cómplice o bien nuestro pretexto para no superar nuestras inseguridades, sobre todo a nivel personal.

Sígueme en redes sociales:

Facebook: Sexóloga Alejandra Chávez Estrada

Correo; alechavez02@outlook.es

 

Sexualidad femenina: Mitos y Datos

Sexualidad femenina: Mitos y Datos Por: Leidy Constanza Montoya  El estudio de la sexualidad hasta hace unas pocas décadas se vinculaba con la reproductividad, y por ello, resultaba más importante estudiar al hombre (su erección y eyaculación) que a la mujer para...

10 datos que no sabías sobre el sexo

10 datos que no sabías sobre el sexo Por: Sergio Miranda Si piensas que, por haber tenido relaciones sexuales, y múltiples parejas, ya lo sabes todo sobre sexo, hoy te traigo algunos datos acerca de tu cuerpo y del sexo opuesto, que te sorprenderán:   Si...

El 65% de las mujeres mexicanas no usan anticonceptivos en su primera relación sexual

El 65% de las mujeres mexicanas no usan anticonceptivos en su primera relación sexual Por: Sergio Miranda Desde hace mucho tiempo la música ha estado ligada a la tecnología, incluso antes de la electrónica y la electricidad, ya había dependido de la tecnología para su...

El sexo después de los 60: Se disfruta más

El sexo después de los 60: Se disfruta más De acuerdo a un estudio publicado en Estados Unidos el 40 por ciento las personas entre los 60 y 75 años se consideran activos sexualmente y dicen estar bien en su vida afectiva y sexual; pero ¿Hay beneficio en este grupo de...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *