Una terrible revelación sobre la vida de Michael Jackson se dio a conocer este martes, pocas semanas después de que se cumplieran nueve años del fallecimiento del Rey del Pop.

Conrad Murray, médico de confianza de Michael Jackson, aseguró que el padre del cantante, Joe Jackson, castró químicamente a su hijo para que no perdiera su voz aguda.

“El hecho de que [Michael Jackson] fue castrado químicamente por su padre para mantener su voz aguda es indescriptible”, dijo Murray en un vídeo revelado por un diario británico.

Según Murray, el Rey del Pop recibió varias dosis de inyecciones de hormonas para detener su crecimiento, algo que lo traumatizó de por vida.

El que fuera médico de cabecera del Rey del Pop cumplió una condena por homicidio involuntario al ser hallado culpable de suministrarle anestésicos que provocaron la muerte del famoso artista, el 25 de junio del 2009.

Un grupo de médicos forenses también había hablado sobre la posibilidad de que Michael Jackson hubiese sido castrado químicamente durante su adolescencia y que ese sería el secreto de que mantuviera su voz aguda.

Sin embargo, la revelación de Murray va más allá y acusa directamente a Joe Jackson, quien falleció hace solo dos semanas por cáncer de páncreas a los 89 años, de estar detrás de la supuesta castración química.

“[Joe Jackson] era uno de los peores padres de toda la historia. Michael Jackson solo conocía malos tratos por parte de su padre”, dijo Murray en la entrevista.

Joe Jackson reconoció en una entrevista sentirse “satisfecho” de haber criado a sus hijos con mano dura.

“Fui duro porque era necesario. En esos tiempos había mucha delincuencia y bandas criminales, y era esencial que fueran disciplinados”, confesó en una entrevista.