Durante la actuación interpretó sólo cinco temas: Every kinda people, Addicted to Love, Sneakin’ Sally thru the alley, Bad case of Loving you (Doctor, doctor) y, el que entonces era el sencillo de su recopilatorio de grandes éxitos, Respect yourself, todo un clásico del rhythm & blues.

Robert Palmer fue, sin duda, uno de los dandys de la música británica, en solitario y también como parte del proyecto The Power Station, junto a los miembros de Duran Duran, John Taylor y Andy Taylor, y al batería de Chic, Tony Thompson. Su última aportación musical fue el álbum de blues clásico Drive (2003), editado en mayo de ese año sólo a través de Internet.