El disco, que contó con la colaboración del guitarrista de Pink Floyd, David Gilmour, fue grabado a la antigua usanza, como se hacía en los años 50, con todos los músicos y en directo tocando al mismo tiempo en el estudio. En el álbum se recogían temas como Blue Jean bop, She said yeah, Movie Mag y Honey hush, entre otras.