De hecho, él fue quien decidió ponerle el apellido artístico de Wonder. Entonces se hacía llamar Little Stevie Wonder, que fue como quedó bautizado.
En poco tiempo pasó a convertirse en todo un icono de la música americana de los años 70. Fichó por el sello Motown y llegaron Innervisions (1972) y Journey through the secret life of plants (1979), dos de sus grandes álbumes de entonces. En los 80 destacó por el tema Ebony and ivory, un dueto junto a Paul McCartney, y por poner voz y letra a la banda sonora de la película La mujer de rojo, que le valió un Oscar de la Academia gracias a la canción I just called to say I love you.